Como comprar un robot industrial de segunda mano

  • 0
  • 23/06/2015
Controlador de robot industrial

Para empezar nuestro consejo es que la auditoria de un

Robot industrial de segunda mano

La realicen profesionales ya que nos garantizara la fiabilidad del robot usado y evitaremos sobre costes que en muchos casos pueden llegar a superar el precio del robot industrial nuevo. Además te asesoraran acerca de la idoneidad de ese modelo de robot para el trabajo que quieres realizar. También puedes leer nuestro post de “Como elegir un robot industrial” donde te explicamos, dependiendo de una serie de factores y filtros, que robot es la mejor opción para cubrir tus necesidades.

Suponiendo que por el motivo que sea esta auditoria del robot de segunda mano no la pueden hacer profesionales y que la tenemos que realizar nosotros mismos aconsejamos seguir estos pasos… pero insistimos en que lo ideal es que lo verifiquen profesionales del sector ya que además de ser una inversión considerable, es una responsabilidad por las implicaciones que conlleva en nuestra nave o fábrica.

Lo primero y más obvio es comprobar que funciona

Con la puesta en marcha será suficiente. Si no es posible o detectamos que no funciona bien, nuestro consejo es descartar por principio la compra del robot de segunda mano, salvo que sea un defecto menor. Es importante conocer que las reparaciones de robots industriales usados son caras y en muchos casos llegan a superar incluso el precio de los robots industriales nuevos por lo que debemos valorar antes de nada el coste de la reparación.

Después verificamos las horas de uso del robot industrial de segunda mano y los mantenimientos a los que ha sido sometido. Normalmente al tratarse de empresas tendrán las correspondientes facturas de compra así como las reparaciones y mantenimientos realizados al robot industrial. Es importante ya que nos dará una clara idea de la vida del robot. No es lo mismo un robot con 25.000 horas de uso que con 250.000. Es importante ya que el aspecto puede ser muy bueno y sin embargo estar llegando al final de su vida útil. Insistimos en que las reparaciones o los restyling pueden ser más caros que la compra de un robot industrial nuevo.

Continuamos con una revisión del manipulador del robot industrial, nos fijaremos en las partes mecánicas como los ejes, garra, el armario del controlador, si detectamos golpes o desconchones de pintura, también si tiene holguras y falta de rigidez. También en el estado del cableado en general y de sus conexiones. Comprobamos que no tienen picaduras y que las gomas no están rígidas. En el caso de tener peana comprobamos las sujeciones y su estado general. Es posible que aunque el robot usado tenga peana, quizás no la necesitemos para nuestro proyecto, básicamente la peana lo que hace es elevar el robot del suelo para evitar golpes del brazo contra el suelo o para recoger las piezas de partes más altas. Además verificamos que con el alcance máximo dado por el fabricante, en sus webs vienen todos sus modelos de robots con las respectivas fichas técnicas donde nos indican entre otras el alcance del robot y sus cotas, lo decimos aunque parezca obvio, no sea que donde tengamos que ubicar el robot no sea posible por un simple problema de espacio, además tendremos que sumar al alcance del robot, el vallado de seguridad.

El controlador del robot industrial

Es la parte más delicada pues controla los movimientos del manipulador y sus posiciones de recogida de elementos. También recibe y envía al robot industrial las señales a otros dispositivos. Aquí la dificultad radica en que al tratarse de elementos electricos, software, es imprescindible poder conectar a la red el robot industrial para verificar su funcionamiento. Tendremos que averiguar si el software es compatible con el que estemos usando en nuestra línea final con las otras máquinas, envasadoras, etc, ya que las señales entrarían en conflicto y nos pararía la producción. Esto lo podemos hacer llamando a profesionales o en la web… o llamando directamente al fabricante. Precisamente es por esto que lógicamente es mejor que el robot industrial sea de una marca de reconocido prestigio lo cual nos garantizara piezas de recambio, software moderno y un servicio de asistencia técnica de garantía.

Con el tema de la garantía saber, que si la compra es entre particulares, se pierde si lo manipula personal no cualificado. Esto no ocurre al comprar en empresas dedicadas a la robótica industrial de ocasión, aunque no estará de más el verificar que tipo de garantía nos ofrecen.

Otro aspecto a tener en cuenta es que si el robot industrial ha estado parado más de tres meses es posible que tengamos que cambiar las baterías. El precio dependerá del modelo pero como siempre no son baratas. Si el robot lleva más de un año parado es seguro que habrá que cambiarlas…

Ha tener en cuenta el tema de la seguridad por varios motivos primero porque es obligatorio establecer un perímetro de seguridad alrededor del robot para su utilización, con una vallas y unas células para que en caso de entrar en ese perímetro salte una señal de intrusión y el robot industrial se pare automáticamente. Comprobaremos si están incluidos en el precio. A modo de ejemplo un metro lineal de vallado perimetral ronda los 500€.

Segundo porque estamos obligados por industria a cumplir con toda la normativa relativa a seguridad e higiene. En caso de tener una inspección en nuestra nave nos veríamos con serios problemas.

Mención aparte es que el transporte, la instalación y la programación e integración del robot industrial de segunda mano normalmente no estarán incluidos en el precio, y es un capitulo muy importante a la hora de elaborar un presupuesto serio, no sea que tengamos sorpresas desagradables pues modificara el presupuesto al alza de forma considerable.

Debemos tener en cuenta y no menos importante es el armario eléctrico con sus componentes electrónicos (PLC, variadores de frecuencia, sistemas de comunicación Ethernet,…) que necesitaremos para que nuestro robot funcione e interactúe con los diferentes elementos de nuestra célula de trabajo (camino de rodillos, cintas transportadoras, sensores,…) valorando siempre el grado de automatización que deseemos lo cual incrementara el número de elementos a sincronizar.

La garra es una de las partes fundamentales del robot ya que según el producto a manipular podremos incorporar una garra estándar o necesitaremos de una ingeniería para diseñar una garra especial que se adecue a nuestro producto y a la capacidad de carga de la misma, siendo esta parte de gran importancia ya que es clave a la hora de decidir y definir el tipo de mosaico en caso del células de paletizado, o sistemas pick&place. Llegando a multiplicar en caso de una acertada elección  del tipo de garra nuestra capacidad de producción.

Todo lo anteriormente mencionado será controlado por un software que utilizaremos para configurar y comunicar los diferentes elementos, ya sea software libre como propietario de los diferentes fabricantes teniendo en cuenta el sobre coste de la licencia en caso de necesitarla. Es muy importante esta parte ya que será la encargada de optimizar los ciclos llegando a incrementar considerablemente con una buena configuración la producción de nuestra empresa.

Toda decisión hay que meditarla detenidamente y valorarla en su justa medida ya que los pequeños detalles en este apartado de nuestra línea de producción son decisivos y marcaran la diferencia a la hora de tener una planta optimizada y que aporte una gran rentabilidad a nuestra inversión.

Consultoría y proyecto gratis. No tienes excusa!!!

Cableado de un robot industrial
Muñeca y brazo de un robot industrial

E-MAIL

SOLICITUD

Contacto Mekkam

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR